De mujeres y la Índia

La India, luminosa, colorida, musical y llena de oscuridad en sus alcantarillas. Jaipur y Mumbai, y una tormentosa historia de “amor” y deseo, de prejuicios, normas sociales, perspectivas emocionales, turistadas, exotismo, expectativas incumplidas, sentimiento de culpa, desprecio, dominio y abuso de poder…y una tragedia índia. Para la mujer nunca ha sido fácil….y menos en la Índia.

Aunque Freida Pinto está fabulosa….podría haber dado un poco más de si, ahondar más en el sentimiento de superioridad, desprecio implícito y paternalismo engañoso de los extranjeros, sobretodo turistas, hacia culturas distintas con niveles económicos más bajos…Lo que sí está claro es que no siempre encontremos humor y Bollywood y viajes de diez metros.

 

Publicado en Vídeos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Si Hitchcock estuviera vivo….

Una pizca de Londres, una gran dosis de una isla de la Costa Este de los Estados Unidos (que en realidad es Alemania, la isla de Sylt, puesto que Polanski no puede entrar a los EEUU por tener pendiente un juicio por un supuesto abuso de una menor), y una historia de intriga perfectamente engranada, con la que además todos pensamos un poco en Tony Blair….y en Hitchcock. Si estuviera vivo, quizás incluso la podría haber rodado él.

A destacar Ewan McGregor, como siempre, impecable tipo pringado en apuros.

El escritor (Roman Polanski, 2010)

Publicado en Vídeos | Etiquetado , , | Deja un comentario

Una dulce maravilla, este mundo

Namibia, en el Africa, siguiendo los elefantes; Colorado, el oeste de los Estados Unidos, llanuras de bufalos; la selva tailandesa en Asia y la gigentesca ave calau bicrone o río abajo en Laos; los espectaculares glaciares argentinos, viendo ballenas, hasta llegar a tierra de fuego, en Chile, para ver los pingüinos rey; el viaje en solitario del padre, entre agitadas aguas, a la Antártida, para ver pingüinos papua; entre cocodrilos y tortugas en Australia (y un terrible ciclón);  Europa, por Picos de Europa buscando el lobo ibérico entre la niebla (y después de mucho esperar) y fotografiando algun oso pardo; y America del sur, a la Patagonia, a por los ansiados pumas, momento culminante del film.

Todo este viaje hacemos gracias al largometraje El viaje de Unai (Andoni Canela, 2016). En él, Unai y Maia, unos pequeños protagonistas (9-10 y 4 años en el momento del rodaje, entre 2013 y 2014) que ven todo este mundo de naturaleza desde la inocencia y la dulzura del que descubre con entusiasmo cosas por primera vez, tanto de la naturaleza como de lass historias que van descubriendo en el viaje.  Los niños, los animales y la naturaleza són los protagonistas absolutos. Los padres, él fotógrafo del National Geographic, ella, escritora de cuentos infantiles, los guías perfectos hacia esta mirada única a este “otro” mundo de paisajes infinitos, salvajes, puros, virgenes…sin fin, como la Antártida. Y culturas distintas, tan lejos y tan cerca.El documental nos descubre el privilegio de poder hacer otra mirada, sin miedo ni filtros ni distorsiones sobre el mundo. Y vivir aventuras, descubrir la naturaleza con todo su esplendor, y tomar conciencia sobre la necesidad ecológica de preservarla, pues la mayoría de los animales con los que nos enocontramos estan en peligro de extinción, sea por la acción del hombre o el cambio climático. “Que algun día estps animales puedan vivir en total libertad”.

Como espectador envidias a esos críos por esta oportunidad única en la vida, y sonríes con imágenes cotidianas como los viajes en avión, el aeropuerto, las noches en la hoguera, las pinturas, un corte de pelo en la peluqueria de Bangkok, las canciones en inglés, saltos en la cama, sanguijuelas escurridizas en la selva, que no te roben tu comida preferida, bailar y cantar con la Luz Casal, hacer fotos en el aire, pescar, que caigan cocos gigantes con la tormenta, las clases con la madre

Frescura y más frescura. La dulzura aventura de descubrir mundo, y de vivir de otra manera, abriendo. Y, en definitiva, un gran acierto de documental sobre naturaleza, entretenido, didáctico y lleno de genuina belleza.

 

Publicado en Miscelánea, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

‘Spotlight’, periodismo en estado puro y a ritmo de jazz

No se si he dicho alguna vez que soy fan de Mark Ruffalo. Un actor, a veces con gesto de estreñido, que sabe escoger muy bien sus películas. Me enamoró en Begin Again, que he revisionado de nuevo este verano (y me sigue encandilando como la primera vez), y me encantó en Zodiac, film que beve del cine de los setenta-ochenta y que además comparte mucho con la última película que protagonizó con acierto Ruffalo: Spotlight (Thomas McCarthy, 2015).

Es de estas películas que tienen un gran ritmo; en la que se investiga sin grandes persecuciones ni muertes ni teorias de la conspiración, y en la que se reconstruyen historias y escenarios. En este sentido, lo hizo maravillosamente la miniserie True Detective. Porque no hay prisa en la reconstrucción de la historia, porque la pistola no tapa el ejercicio de la pluma, sino que el film quiere discurrir con el compás de una canción de jazz. Y así, van juntado las piezas del puzzle, armando engranajes para atrapar al espectador en una historia armada en una espectacular telaraña.

Soy periodista y miro con cierto recelo lo mucho que ha cambiado la profesión como para que muy poco quede del periodismo de investigación anglosajón, toda una escuela que huye de lo que muchos ahora llaman periodismo de investigación, y es más parecido a la prensa amarilla y a lo que hacía Stephen Glass (interpretado por Hayden Christensen) y su impostura en El precio de la verdad (2003).

Así que me apasionó ver en acción a un grupo de periodistas del Boston Globe (para la publicación ‘Spotlight’)  con total seriedad y plena libertad para destapar los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por curas del estado de Massachussets. Y aunque la pederastia en el seno de la Iglesia Católica es central en la película, es un film sobre el trabajo del periodista.

De ese modo, Spotlight deviene una magnífica y premiada película basada en hechos reales que transcurre en Boston durante al menos dos años (2001 y 2002), pues somos testigos del paso del tiempo y las dificultades de la investigación, los tejemanejes y pulsos entre políticos, poderes religiosos (una Iglesia Católica con mucho poder entre la sociedad irlandesa en Boston) y periodistas, y asistimos incluso, como contexto histórico, a la caída de las Torres Gemelas.

Micheal Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber o Mark Ruffalo hacen unas interpretaciones contenidas y muy reales. El guión es fabuloso y la ambientación de un realismo poco usual en el cine estadounidense de los últimos años (pero si habitual en el cine de los ochenta como Acusados, El silencio de los corderos, Todos los hombres del presidente o Taxi Driver). Porque es casi una película de detectives, sin grandes héroes, con personajes muy humanos y con un enganche que aunque no se presente al inicio del film (cuesta mucho no perderse) acaba por absorberte el resto del metraje.

Ah, y el director es el mismo que la deliciosa The Station Agent (2003) antes de que Peter Dinklage se hiciera famoso como el más bajito de los Lannister.

NOTA: en este enlace encontraréis a los verdaderos reporteros de esta historia.

Publicado en Miscelánea, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Algunos viajes para el fin de verano

No he visto mucho cine este verano. Ni tampoco he viajado mucho. Así que yo, mi tele y mi sofá hemos tenido pocos momentos de gloria. Pero los que tuvimos me ha servido para recuperar algunas de mis películas de aventuras preferidas, otras de nuevas y alguna que otra historia urbana menos soñadora. Seguir leyendo

Publicado en Miscelánea, Reportajes | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Ochenta años de 1936

Han pasado ochenta años de aquel día, y me siento orgullosa que mi ciudad lo recuerde.

Tristemente fue el inicio de una guerra, las consecuencias de un golpe de estado ilegítimo contra un gobierno legítimamente escogido por el pueblo. Pero también para muchos fue una revolución, la liberación, romper las cadenas inquisitorias, de la doble moral, de la hipocresía, de la explotación de los pobres y de las mujeres… Y no niego que la revolución tuviera sus sombras, que sí las tuvo, pero eso no anula el hecho que me siento orgullosa de vivir en una ciudad que resistió a las bombas, que luchó por la democracia que tantos siglos y muertes había costado. Que hizo lo que pudo por conseguir un mundo mejor para los que durante siglos estuvieron desposeídos de derechos.

Y luego recuerdo a Victoria Abril, Ana Belén, Loles León y Ariadna Gil celebrando que los golpistas no habían triunfado en Barcelona. La gente cantando “A las barricadas” en la plaza Reial y por las calles del gótico barcelonés. Y la piel se me pone de gallina. Como la primera vez que fui al cine a verla. Y cuando la revivo, se me sigue erizando el pelo. Con ella aprendí muchas cosas de la revolución y de la guerra civil.

En el epílogo de Libertarias (Vicente Aranda, 1996) se dice que la guerra civil española fue “la última guerra idealista, el último sueño de un pueblo volcado hacia lo imposible”. La resistencia al Franquismo luchó por unos ideales de un mundo mejor, de no querer volver nunca a las tinieblas…aunque desgraciadamente, a pesar de su lucha, tuvieron 45 años de oscuridad.

NOTA: Aunque después de la alegría de la primera victoria, de que en Madrid o Barcelona el 19 de julio todo había terminado… las diferencias entre la izquierda (mal endémico y natural, como ser más críticos) se interpusieron entre los defensores de la República en mayo de 1937…pero esto es otra historia que muy bien contó George Orwell en su Homenaje a Cataluña y Ken Loach en Tierra y Libertad (1998)…mucha razón tiene la mujer que les grita…

Publicado en Notícias | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Viena, 1900, y el doloroso amor olvidado

La inocente mirada de Fontaine, el sexy descaro de Louis Jordan…y el drama no sólo del amor no correspondido, sino del amor olvidado, de la punzante indiferencia, del dolor de no ser recordado…lo que para uno fue todo una vida, el gran amor de toda una vida, para el otro fue un destello insustancial incapaz de gravarse en su memoria.

“Tantas cosas que pasan inadvertidas”

Carta de una desconocida (Max Ophüls, 1948)

PD. Curiosa la escena de los viajes postizos por Italia, Suiza….en un bagón de tren de atrezzo…

Publicado en Vídeos | Etiquetado , , , | Deja un comentario