La bretaña, un faro y un relojero

Y los secretos familiares, la guerra de Argelia, los poids noirs, el rechazo al extraño, las miradas, el otro, el amor, la melancolia…

El extraño (Philippe Loiret, 2004)

Publicado en Vídeos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Varsovia, 1944

Cronica de un alzamiento. La de los ciudadanos y ciudadanas de Varsovia durante la ocupación nazi en verano y otoño de 1944, animados por la cercanía del ejército ruso y después de cuatro años de soportar vivir bajo el yugo de los alemanes. Un episodio realmente desconocido para muchos y que redujo la ciudad a cenizas y la población al mínimo (las cifras ponen los pelos de punta).

Varsovia, 1944 (Jan Komasa, 2014) muestra con toda su crudeza este episodio desde la perspectiva de varios jóvenes. Es verdad que en algunos momentos, su estilo videoclip resulta surrealista, con música que a veces parece jocosa y sobretodo incoherente con lo que estamos viendo, pero bien sirve para dejar ir una risa nerviosa y deglutir tanto horror. Porque el film n0 escatima en dosis de realismo y crudeza. Los horrores nazis de sobra conocidos.

 

Publicado en Miscelánea | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El amor es amor (tenga el nombre que tenga)

Hacía tiempo que no veía algo tan dulce, sincero y desgarrador, a la vez que lleno de entereza y dignidad, y menos en una película ambientada en un verano italiano en la Lombardía rural, al norte de Italia, en los años 80 del siglo XX.

Es, por encima de todo, una película adulta, madura, sobre el primer amor, la amistad, el deseo, el descubrimiento de la identidad, la perdida, la aceptación, el miedo, la ambivalencia, las contradicciones. Y qué importa si este primer amor es heterosexual u homosexual (sinó, y solo quizás, por el miedo y la verguenza, sobretodo propias). Porque en el camino hacia la madurez las cosas, y entre ellas el primer gran amor, no son tan fáciles como en las películas (románticas) al uso nos han presentado. La realidad es otra. Y en ella, el mundo, el fin, no resulta ser siempre como nos hubiera gustado.

Quizás por eso Call me by your name (Luca Guadagnino, 2017) nos cala tanto. Desde la mayor sencillez y delicadeza me ha dejado emocionada, revuelta y llorosa. Pero no de lágrima fácil.

Algo que empieza, aparentemente, y muy aparentemente, como Belleza Robada, de Bertolucci  (Italia, verano, família rica y bohemia, protagonista joven y guapo) consigue ser algo más, mucho más. No se queda en la superfície, en los tópicos, ni en el invite a embriagarse por unos paisajes de ensueño y hacer “turismo” cinematográfico.

Una película en la que parece que no pasa nada (un verano largo, común, en una villa, en el pueblo, con sus fiestas, sus paseos en bicicleta, las siestas en la hierba, la música, los libros y sus baños en el riachuelo) pero en la que, poc a poco, pasa de todo. Y un todo con lo que todos podemos sentirnos identificados. Esos momentos especiales de la vida, en los que se te quedaba el corazón dando volteretas en la boca del estómago y en que la emoción te dificultaba conciliar el sueño. El intenso sentimiento, el arrebatador deseo y la dolorosa perdida. Todo en mayúsculas.

El film, en si mismo, nos embriaga y nos atrapa. Nos envuelve sin darnos cuenta y nos emociona. Nos rendimos a sus pies. Porque huye de la estética para adentrarnos en el sentir de los personajes, en sus dudas y sus sentimientos, que sin dibujarlos con trazo grueso y ya conocido los esboza con suavidad para que podamos captarlos a la perfección. Con el moverse del cuerpo, los pequeños gestos. Lo que se dice. Y lo que no.

Te recuerda esas arrolladoras ganas de vivir, de gritar al mundo que eres exultantemente feliz. Porque sin duda, se trata de una oda a la vida, a vivir y a exprimir cada experiencia a pesar del dolor y el sufrimiento. A ser uno/a mismo. A vivir el amor sin frenos ni prejuicios. Esa vida que vale, siempre, la pena de ser vivida. Y el amor, que sea del tipo que sea, sea hacia quién sea, es siempre lo más natural del mundo. El amor sin condiciones.

Una de las mejores películas ambientadas en Italia en las que Italia no es la película. Da un poco igual el lugar, aunque el verano siempre necesita de una naturaleza y unos espacios para el fluir (un río, una mesa en la sombra, los desayunos en la terraza, los paseos en bicicleta, los bosques). Lo importante de verdad en esta película es la historia y los personajes, los que te calan bien adentro. Los que dejan marca. Timothée Chalamet nos conquista en cada plano (y no es el único film suyo en el que lo consigue; la cámara lo adora) y su química con Armie Hammer, con esa voz profunda y ese cuerpo largo y espigado, es más que evidente, aunque llena de sutileza. Sus magníficas actuaciones consiguen que nos metamos comodamente en su piel y también nos enamoremos.

Todos somos Elio y Oliver.
Nada sobra y nada falta.

PD. Y me pregunto a menudo, especialmente cuando un film me impacta tanto, si no es tanto lo que él me cuenta como lo que proyecto yo en él. Call me by your name nos traslada a todos a este momento tan especial, tierno y emocionante de la primera juventud, y nos recuerda que el pasado nunca volverá a pasar y que no podemos atrapar el tiempo. El tiempo pasa y la vida son etapas que vamos dejando atrás, y al mirar por encima del hombro lo que ya pasó y nos hizo tanto vibrar, te das cuenta que es algo que nunca más volverá a pasar.

PD2. Hay dos escenas sublimes. La conversación con el padre. Y el final. Piel de gallina.

TRÁILER

ESCENA

Publicado en Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Colombia hoy, después de la guerra

Uno de los mejores documentales de los último tiempos sobre el después de un conflicto armado. Intimista, profundo, diferente. Un imperdible.

Publicado en Miscelánea | Deja un comentario

Homosexualidad, Londres y las Rocosas

Tropecé con esta miniserie británica de dos capítulos, que bien podría haber sido un largo largometraje, por casualidad. Dormitar en las tardes de verano.

No esperaba nada, no conocía nada de ella, y me emocionó absolutamente. Caí rendida a los pies de El hombre de la camisa naranja, de sus personajes, la historia y las interpretaciones. Pero, sobretodo, ante su delicadeza.

La delicadeza con la que trata las relaciones homosexuales de dos hombres en epocas muy distintas. Londres de posguerra y Londres en la actualidad. Pero, independientemente del tiempo, nos muestra como la complejidad, desconcierto e injusticia rodea todas las relaciones humanas. Especialmente las homosexuales, enfrentadas al odio y a la intolerancia.

Y precisamente por eso, por ver la injusticia y dolor que infringe en las personas y las relaciones humanas la homofobia, me ha recordado a Brokeback mountain (Ang Lee, 2005), ambientado en el oeste estadounidense, en las Rocosas, aunque en realidad se rodó en Canadá. Protagonizado por el malogrado Heath Ledger, explica la historia de un amor clandestino entre dos fornidos vaqueros a lo largo de décadas, mientras viven sus vidas paralelas de casados con hijos.

Cuanta infelicidad y dolor ha producido, y aún produce, la homofobia. A unos y otros. A los que no pueden amarse o deben amarse en la clandestinidad y a los que aman sin ser correspondidos y sirven para ocultar la realidad.

 

Publicado en Miscelánea, Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

Spike Lee, el KKKlan y Donald Trump

A veces ves cosas que te impulsan a escribir. Y a mi me ha pasado con Infiltrado en el KKKlan (Spike Lee, 2018). O mejor dicho, por el minuto y medio final del metraje. Se me han puesto los pelos de punta. Y sorprende, tratándose pues de una comedia.

Pero es que Lee consigue, con gran maestría, hacer de una comedia y una situación surrealista, aunque basada en hechos reales (la infiltración de un policia negro, Ron Stallworth, en una “sucursal” del ku klux klan en 1978), una denuncia al resurgimiento del espiritu supremacista del KKK en los Estados Unidos de hoy en día y sus vínculos con Donald Trump, El nacimiento de una nación y el “American first”.

El auge del racismo y la ultraderecha en el mundo de hoy en día es común en muchos sitios del mundo, empezando por los Estados Unidos y terminando por Europa o algunos países de América del Sur. Y Spike Lee ha conseguido una vez más y con brillantez poner las cartas sobre la mesa: el odio racista, el antisemitismo, el supremacismo, el fascismo y nazismo sigue hoy como ayer tan peligrosamente presente en nuestro mundo.

Hay imágenes que no se me van de la cabeza. Disfrutad de la comedia, de lo inusual de la situación, al ritmo a lo Jackie Brown…porque las imágenes del final, absolutamente reales y actuales, os helarán el corazón.

Infiltrado en el KKKlan ganó el Gran Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes.

Para saber más…

Film relacionado: El nacimiento de una nación (Nate Parker, 2017)

Otras visiones interesantes: Claves para entender el populismo en el cine.

 

Publicado en Reseñas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

‘Captain fantastic’, alternativas de vida

Emocionante, divertida, dura, pero sobretodo, una invitación a la reflexión que no te deja indiferente. Han pasado semanas desde que la vi y aun sigue un run-run en mi mente.

Vivir fuera de la sociedad, a una sociedad a la cual detestas, y celebrando el Dia de Noam Chomsky como se celebra la Navidad. Vivir apartado de las normas sociales, la cultura del consumo, la tecnologia, en absoluto contacto con la naturaleza, una naturaleza preñada del noroeste de los Estados Unidos, sin filtros, a veces sin tregua. Pero no como Into de wild, en donde el aislamiento era solitario, a lo Thoreau, sino como opción de vida en comunidad, en formato familiar.

Pero, te preguntas ¿y después qué? Puede, pues, un niño criado en la naturaleza, educado libremente, cazando su propio alimento y pasando las noches leyendo, insertarse en la sociedad? El choque es inevitable. Y aunque este mundo aislado parezca extremo, duro y crudo (no sólo vivir aislado en la naturaleza, sino tener una educación sobre la muerte, el sexo, sin ningún tipo de tabú), ¿quién resulta más adormecido y gilipollas? ¿El que se pasa el día con un videojuego o el que se sabe, y entiende, nada de ser loros, un texto legal que implica a la ciudadanía?

Aquí lo dejo, abierto a consideraciones. Que cada uno vea su propia película y saque sus condiciones.

Captain Fantastic (Matt Ross, 2016)

Publicado en Reseñas | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario