El amor es amor (tenga el nombre que tenga)

Hacía tiempo que no veía algo tan dulce, sincero y desgarrador, a la vez que lleno de entereza y dignidad, y menos en una película ambientada en un verano italiano en la Lombardía rural, al norte de Italia, en los años 80 del siglo XX.

Es, por encima de todo, una película adulta, madura, sobre el primer amor, la amistad, el deseo, el descubrimiento de la identidad, la perdida, la aceptación, el miedo, la ambivalencia, las contradicciones. Y qué importa si este primer amor es heterosexual u homosexual (sinó, y solo quizás, por el miedo y la verguenza, sobretodo propias). Porque en el camino hacia la madurez las cosas, y entre ellas el primer gran amor, no son tan fáciles como en las películas (románticas) al uso nos han presentado. La realidad es otra. Y en ella, el mundo, el fin, no resulta ser siempre como nos hubiera gustado.

Quizás por eso Call me by your name (Luca Guadagnino, 2017) nos cala tanto. Desde la mayor sencillez y delicadeza me ha dejado emocionada, revuelta y llorosa. Pero no de lágrima fácil.

Algo que empieza, aparentemente, y muy aparentemente, como Belleza Robada, de Bertolucci  (Italia, verano, família rica y bohemia, protagonista joven y guapo) consigue ser algo más, mucho más. No se queda en la superfície, en los tópicos, ni en el invite a embriagarse por unos paisajes de ensueño y hacer “turismo” cinematográfico.

Una película en la que parece que no pasa nada (un verano largo, común, en una villa, en el pueblo, con sus fiestas, sus paseos en bicicleta, las siestas en la hierba, la música, los libros y sus baños en el riachuelo) pero en la que, poc a poco, pasa de todo. Y un todo con lo que todos podemos sentirnos identificados. Esos momentos especiales de la vida, en los que se te quedaba el corazón dando volteretas en la boca del estómago y en que la emoción te dificultaba conciliar el sueño. El intenso sentimiento, el arrebatador deseo y la dolorosa perdida. Todo en mayúsculas.

El film, en si mismo, nos embriaga y nos atrapa. Nos envuelve sin darnos cuenta y nos emociona. Nos rendimos a sus pies. Porque huye de la estética para adentrarnos en el sentir de los personajes, en sus dudas y sus sentimientos, que sin dibujarlos con trazo grueso y ya conocido los esboza con suavidad para que podamos captarlos a la perfección. Con el moverse del cuerpo, los pequeños gestos. Lo que se dice. Y lo que no.

Te recuerda esas arrolladoras ganas de vivir, de gritar al mundo que eres exultantemente feliz. Porque sin duda, se trata de una oda a la vida, a vivir y a exprimir cada experiencia a pesar del dolor y el sufrimiento. A ser uno/a mismo. A vivir el amor sin frenos ni prejuicios. Esa vida que vale, siempre, la pena de ser vivida. Y el amor, que sea del tipo que sea, sea hacia quién sea, es siempre lo más natural del mundo. El amor sin condiciones.

Una de las mejores películas ambientadas en Italia en las que Italia no es la película. Da un poco igual el lugar, aunque el verano siempre necesita de una naturaleza y unos espacios para el fluir (un río, una mesa en la sombra, los desayunos en la terraza, los paseos en bicicleta, los bosques). Lo importante de verdad en esta película es la historia y los personajes, los que te calan bien adentro. Los que dejan marca. Timothée Chalamet nos conquista en cada plano (y no es el único film suyo en el que lo consigue; la cámara lo adora) y su química con Armie Hammer, con esa voz profunda y ese cuerpo largo y espigado, es más que evidente, aunque llena de sutileza. Sus magníficas actuaciones consiguen que nos metamos comodamente en su piel y también nos enamoremos.

Todos somos Elio y Oliver.
Nada sobra y nada falta.

PD. Y me pregunto a menudo, especialmente cuando un film me impacta tanto, si no es tanto lo que él me cuenta como lo que proyecto yo en él. Call me by your name nos traslada a todos a este momento tan especial, tierno y emocionante de la primera juventud, y nos recuerda que el pasado nunca volverá a pasar y que no podemos atrapar el tiempo. El tiempo pasa y la vida son etapas que vamos dejando atrás, y al mirar por encima del hombro lo que ya pasó y nos hizo tanto vibrar, te das cuenta que es algo que nunca más volverá a pasar.

PD2. Hay dos escenas sublimes. La conversación con el padre. Y el final. Piel de gallina.

TRÁILER

ESCENA

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s