Ochenta años de 1936

Han pasado ochenta años de aquel día, y me siento orgullosa que mi ciudad lo recuerde.

Tristemente fue el inicio de una guerra, las consecuencias de un golpe de estado ilegítimo contra un gobierno legítimamente escogido por el pueblo. Pero también para muchos fue una revolución, la liberación, romper las cadenas inquisitorias, de la doble moral, de la hipocresía, de la explotación de los pobres y de las mujeres… Y no niego que la revolución tuviera sus sombras, que sí las tuvo, pero eso no anula el hecho que me siento orgullosa de vivir en una ciudad que resistió a las bombas, que luchó por la democracia que tantos siglos y muertes había costado. Que hizo lo que pudo por conseguir un mundo mejor para los que durante siglos estuvieron desposeídos de derechos.

Y luego recuerdo a Victoria Abril, Ana Belén, Loles León y Ariadna Gil celebrando que los golpistas no habían triunfado en Barcelona. La gente cantando “A las barricadas” en la plaza Reial y por las calles del gótico barcelonés. Y la piel se me pone de gallina. Como la primera vez que fui al cine a verla. Y cuando la revivo, se me sigue erizando el pelo. Con ella aprendí muchas cosas de la revolución y de la guerra civil.

En el epílogo de Libertarias (Vicente Aranda, 1996) se dice que la guerra civil española fue “la última guerra idealista, el último sueño de un pueblo volcado hacia lo imposible”. La resistencia al Franquismo luchó por unos ideales de un mundo mejor, de no querer volver nunca a las tinieblas…aunque desgraciadamente, a pesar de su lucha, tuvieron 45 años de oscuridad.

NOTA: Aunque después de la alegría de la primera victoria, de que en Madrid o Barcelona el 19 de julio todo había terminado… las diferencias entre la izquierda (mal endémico y natural, como ser más críticos) se interpusieron entre los defensores de la República en mayo de 1937…pero esto es otra historia que muy bien contó George Orwell en su Homenaje a Cataluña y Ken Loach en Tierra y Libertad (1998)…mucha razón tiene la mujer que les grita…

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Notícias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s