Homosexualidad, Londres y las Rocosas

Tropecé con esta miniserie británica de dos capítulos, que bien podría haber sido un largo largometraje, por casualidad. Dormitar en las tardes de verano.

No esperaba nada, no conocía nada de ella, y me emocionó absolutamente. Caí rendida a los pies de El hombre de la camisa naranja, de sus personajes, la historia y las interpretaciones. Pero, sobretodo, ante su delicadeza.

La delicadeza con la que trata las relaciones homosexuales de dos hombres en epocas muy distintas. Londres de posguerra y Londres en la actualidad. Pero, independientemente del tiempo, nos muestra como la complejidad, desconcierto e injusticia rodea todas las relaciones humanas. Especialmente las homosexuales, enfrentadas al odio y a la intolerancia.

Y precisamente por eso, por ver la injusticia y dolor que infringe en las personas y las relaciones humanas la homofobia, me ha recordado a Brokeback mountain (Ang Lee, 2005), ambientado en el oeste estadounidense, en las Rocosas, aunque en realidad se rodó en Canadá. Protagonizado por el malogrado Heath Ledger, explica la historia de un amor clandestino entre dos fornidos vaqueros a lo largo de décadas, mientras viven sus vidas paralelas de casados con hijos.

Cuanta infelicidad y dolor ha producido, y aún produce, la homofobia. A unos y otros. A los que no pueden amarse o deben amarse en la clandestinidad y a los que aman sin ser correspondidos y sirven para ocultar la realidad.

 

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Miscelánea, Reseñas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Homosexualidad, Londres y las Rocosas

  1. Placido dijo:

    Gracias por compartir tu descubrimiento veraniego. saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s