De la sonrisa a la bofetada

No lo puedo evitar. Cada vez que revisiono Eduardo Manostijeras (Tim Burton, 1991) no dejo de pensar en Dogville (Lars Von Trier, 2003). Y viceversa. En ambas, sociedades apacibles, pueblos con gente aparentemente inocente, acoge con más o menos amabilidad al animalito herido, a la alma descarriada, al extranjero, que descolocado confía en este mundo y en su bondad…para luego, como un compañero de colegio abusón, plantarle el bofetón, abusar de él y echarlo en caso de rebelión.

La misma hipocresía que reinaba en la era de la caza de brujas y que seguramente ha reinado durante siglos en todo tipo de sociedades.

Aunque, en algunos casos, la venganza los ponía en su sitio.

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Miscelánea, Vídeos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De la sonrisa a la bofetada

  1. Bertika dijo:

    Dos de mis películas favoritas y, sin embargo, no había caído en esta reflexión!
    Un abrazo,

    • Lux Lisbon dijo:

      Lo comparto, no me canso de verlas…aunque me estremezca siempre como si fuera la primera vez 🙂
      Me faltó añadir que también hay vampirismo en estos films, metafóricamente hablando. Pues se abusa y exprime a los protagonistas, se les saca la sangre hasta la última gota, se los ata al yugo y se les obliga a obedecer por una especie de sentimiento de superioridad de la comunidad….
      Ambas películas, dan para rato 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s