Mauthausen, 70 años después

Esta semana asistí a la presentación de la redición del libro del historiador Benito Bermejo ‘Francisco Boix, el fotógrafo de Mauthausen’ (2002), al cumplirse, este pasado 5 de mayo el 70.º aniversario de la liberación del campo de exterminio de Mathausen que Boix captó con una emblemática fotografía, además de esconder las fotos robadas a los nazis, que sirvieron en los juicios de Nuremberg.

Bermejo estuvo acompañado por Javier Cercas, autor de una obra sobre Enric Marco, ex presidente del Amical Mathausen y falso superviviente destapado por el mismo Bermejo; por Rosa Toran, Amical Mathausen España, Dominique Durand, Amical Mathausen Francia, y por un superviviente del campo: Ramiro Santisteban.

Santisteban, uno de los 25 supervivientes que aún siguen con vida, estuvo cinco años en Mathausen, de los 15 a los 20, pues fue de los primeros prisioneros españoles en llegar al campo. Allí conoció a Boix, además de todo el horror que nos explicó a los asistentes, para mi gusto con demasiado poco tiempo de intervención para oírle, y que Boix inmortalizó.

De lo que explicó recuerdo muchas cosas, pero en especial una frase: “solemos llamarlos campos de concentración, pero eran campos de exterminio, tenemos que llamarlo por su nombre. Pues cuando entramos nos dijeron: habéis entrado por esta puerta, pero váis a salir por aquella chimenea”.

Los supervivientes nos van dejando y la memoria histórica pende cada vez más de un hilo. Por este motivo, un acto como el de ayer es cada vez más necesario. Y es necesario agradecer la fuerza y el coraje de personas como Santisteban o el mismo Boix, o la mujer que ayudó a Boix a esconder las fotografias acusatorias, la austríaca Anna Pointner. Valientes.

Por Mauthausen pasaron más de 7500 españoles, y murieron más de la mitad, unos 4.500. Pero como dijo Rosa Toran, la liberación no acabó con el horror: muchas personas murieron al poco tiempo de la liberación, como el padre de Santisteban, algunas no pudieron regresar nunca a España, y si lo hicieran, pasaron tiempo en la cárcel, o fueron torturados o aniquilados por la dictadura franquista, cómplice del horror vivido en estos campos de muerte.

Enlaces recomendados:

Día a día de un deportado en Mauthausen (Antonio Hernández @deportado 4443) en TWITTER

Antonio Cebrián @deportado4444 en TWITTER

Artículo de Javier Cercas sobre la reedición del libro

Artículo de Eduardo González en Sabemos Digital

Ya lo hablamos antes:

Nunca más

Aviso a lectores: escrito en estado de ira

Noche y niebla: Alain Resnais (II)

 

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Miscelánea y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mauthausen, 70 años después

  1. plAcido dijo:

    desgarradores testimonios. Es inevitable sentir un terrible escalofrío al ver la similitud con los huidos de Africa de hoy en día, y comprobar de esta manera que el mundo no ha cambiado tanto, aunque ya no haya “señores” de reluciente uniforme y ridículo bigote.
    Seres humanos viajando como animales, tratados como mercancía caducada y abandonados
    por todos, pero hay una gran diferencia : en la actualidad se sabe, se tiene conocimiento por la sociedad, que mira a otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s