Bosnia y “La verdad oculta”, cuando el horror sigue después de la guerra

Un film necesario y bien estructurado que denuncia la explotación sexual de mujeres en la Bosnia de la posguerra por parte de las fuerzas de pacificación de la ONU. 

Que las fuerzas de pacificación en la Bosnia-Herzegovina de la posguerra tuvieran sus propios burdeles, tanto durante los años de guerra en los Balcanes como en la posguerra, fue uno de los grandes escándalos de los noventa, y más teniendo en cuenta que coincidió con el pésimo papel de los cascos azules en Rwanda. Pero quizás no fue suficientemente conocido y controlado como para que no haya sucedido de nuevo en otras misiones, a pesar de la gravedad de los hechos. Y aquí reside la grandeza de La verdad Oculta (Larysa Kondracki, 2010), su profundización, denuncia y militancia entorno a los que sucedía en Sarajevo en aquellos momentos.

Basada en la historia de la policía norteamericana Kathryn Bolkovac, que fue a Bosnia en 1999 como miembro del comité de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz, el film no sólo es una película con la etiqueta “basada en hechos reales” (de hecho el espectador no lo sabe hasta que ha terminado el film), que a veces hace flaquear el resultado por la dificultad de ficcionar la realidad de lo acontecido, sino que toma entidad propia y pisa con fuerza hasta conseguir un brillante resultado.

El film denuncia como diversos miembros de la policía internacional y las fuerzas militares de todos los países vinculados en la misión de la ONU, así como diplomáticos y magnates de la seguridad privada contratados por los gobiernos implicados, no sólo fueron a los burdeles de todo Sarajevo en los que había chicas esclavizadas y obligadas a prostituirse por las mafias locales, sino que tomaron parte activa en el secuestro de estas chicas, muchas de ellas menores y procedentes del extranjero que iban al país engañadas con promesas de trabajo y a las que obligaban a participar en bacanales de sexo y violencia. De ese modo, se institucionalizaban las mafias de trata de mujeres, los militares y policias se lucraban también del negocio, aprovechando su poder, impunes delante del concepto de inmunidad diplomática del que gozaban en la misión internacional. Aunque, como se dice en el film, no es lo mismo “imunidad que impunidad”.

Y es que precisamente en el film un personaje, un alto cargo de la ONU que se niega a poner cartas en el asunto para evitar tener que asumir la manzana podrida dentro del sistema, llega a decir que “las putas de la guerra son una triste realidad, pero que es algo normal que pasa en muchos sitios”. Y eso demuestra, paradojalmente, en boca de un funcionario miembro del organismo destinado a proteger a las víctimas de los conflictos, la banalización y “cosificación” de la mujer como mercancía. Tratada como un animal, esclavizada y deshumanizada hasta nimiedad. Por qué, ¿a quién le importa?. Aún sigue sucediendo en el Congo, como veiamos hace poco.

La protagonista, Rachel Weisz, está espectacular (adoro a esta mujer). Y lo que el film denuncia lo hace sin tapujos, con una estética bastante realista, con una fotografía sucia y embrutecida y los movimientos espasmódicos de la cámara. No hay grandes escenas de acción, ni persecuciones, aunque si una tensión constante, una sensación transversal de inseguridad y terror, y mucha violencia, implícita y explícita, a veces no apta para todos los estómagos, aunque sin ser gratuita.

El título de La verdad oculta no hace justicia al film, pues, además, ya existe un film que se llama La verdad oculta (John Madden, 2005), un drama de Anthony Hopkins y Gwyneth Paltrow sobre un genio y desequilibrado matemático y su hija. Y debemos tener en cuenta que la traducción literal del título original, The Whistleblower, seria “La denunciante”. Pero ya se sabe lo que suele pasar con las traducciones de los títulos de los films al español, es para hacer un capitulo a parte. Qué un capítulo, una tesis doctoral.

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Reportajes, Reseñas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bosnia y “La verdad oculta”, cuando el horror sigue después de la guerra

  1. bbecares dijo:

    Los bosnios se ponen malos de que solo saquen películas de sus miserias. Desafortunadamente han pasado cosas horribles que siguen sin condenarse. AHora salió que hace poco, soldados francesas abusaron sexualmente de niñas en el Congo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s