USA, Islandia, España…..en todas partes cuecen habas.

Inside Job (Charles Ferguson, 2010) es un reconocido documental, ganador de varios premios, Oscar incluido, se centra en sacar todos los trapos sucios de las finanzas, bancos, especuladores y gobiernos norteamericanos, desde los 80 hasta la actualidad, centrándose en las causas de la gran crisis financera de 2008

Tengo que reconocer, que para poder captar toda la información y entender el intríngulis de lo que narra se debe hacer un esfuerzo titánico, pues la complejidad de un mundo intangible y especulativo como el financiero es más que notable, sobretodo para una neófita en economía como la aquí presente. No obstante, el trabajo de investigación y denuncia es valiente e incisivo, y merece ser conocido por todos, especialmente para la mayoría de la población estadounidense, cada vez más empobrecida y frágil, pero también para cualquier población, pues algo parecido pasó en Islandia hace cinco años y en España….o nadie se acuerda ya del rescate de los bancos y la fusión de las cajas de ahorro?

Invitándoles a visionarlo (os facilito el enlace directo al documental completo) intentaré narrar lo más escueta posible, lo que el film denuncia con fuerza y sin miedo. Primero de todo tenemos a los bancos, a los prestamistas, a las consultoras de inversión, aseguradoras y una lista de intermediarios y asesores del dinero en Wall Street. Luego tenemos un gobierno que, íntimo de poderosos banqueros y empresarios, baila al son de éstos y además los fichan como expertos. Esos señores “expertos”, profesores de las universidades más prestigiosas, han tenido cargos en las empresas responsables de la crisis, y en gobiernos republicanos y demócratas, han liderado las políticas económicas y han apostado, desde los años 80, en la desregularización. Esta palabra es clave, porque aquí está el origen del capitalismo más salvaje, de este lobo que algún día va a comernos sin piedad.

Los mercados no tienen ningún tipo de control, las empresas no tienen que rendir cuentas a nadie, es más, con la no regularización, incluso en caso de fallos y crisis, los responsables se van de rositas con indemnizaciones millonarias en los bolsillos. Así, tal cual. Pues durante un par de décadas, en Wall Street todo ha sido pura especulación. Los bancos y prestamistas daban créditos a cualquiera (como en España durante la burbuja inmobiliaria), sin límite, comprando deudas. Luego, los consultores y asesores financieros aconsejaban invertir en productos clasificados falsamente de super seguros. Eran grandes actores, porque en realidad los mismos que daban estos consejos sabían que no eran fiables, conocían el riesgo. Eso en mi casa es engañar y estafar.

Tal sistema especulativo no se aguantó y de un día para otro se hundió, lo que supuso la ruina de millones de personas, que perdieron sus casas, pues los créditos que habían adquirido ya no los podían pagar. Las empresas cerraron, por lo que el paro aumentó escandalosamente. La sociedad norteamericana se ha empobrecido más, con lo que la clase media tiene difícil acceso en estos momentos a los estudios universitarios. Los fondos de pensiones acabaron siendo papel mojado, aunque la élite sacó mucho rédito de estas operaciones y además, se libró de la cárcel. No ha habido juicio alguno, y el sistema mismo se ha encargado de absorverlos en cargos públicos, sin olvidar que se embolsaron muchos millones durante la estafa y que además recibieron más al dejar sus puestos, a modo de indemnización. Jah!

Y no olvidemos que el gobierno estadounidense rescató a los bancos, eso quiere decir que, encima, se pagó la gran estafa con dinero público, con el dinero de aquellos que perdieron casa, trabajo y pensiones. Aquí es cuando a una le sangra la úlcera y piensa, ala, como en España nos pasó.

Estados Unidos fue el origen, el modelo, el embrión de la crisis mundial. Pero como si de un tsunami o terremoto se tratara, las réplicas se han ido sucediendo en otros lugares del mundo. Hay un sólo ecosistema en este mundo, y hasta que la cosa no cambie, es el del capitalismo y el liberalismo económico, que como en un yo-yo, se expande y se contrae dando varapalos sin parar a la gran víctima de los mercados: la población.

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s