Ojalá esos 5 minutos horrorizaran a todo el mundo

Se trata de casi 5 minutos narrando la ablación de una niña de sólo 3 años. Una madre se lleva a su hija hasta una roca en donde hay otra mujer. La sientan y la agarran de brazos y piernas. La cámara está fija, casi no hay cortes…no se esconde, ni se maquilla, ni se aparta la mirada. La cría (con una interpretación hiperrealista de piel de gallina), no deja de chillar y llorar mientras le practican esta inmunda salvajada. No hay música, sólo los chillidos y las lágrimas que se pegan al estómago del espectador, como una puñalada. El llanto de la cría: dolor, pánico, terror, desprotección. Hierve la sangre, hierve la injustícia. Una escena de casi cinco minutos, casi cinco minutos que deberían horrorizar a todo el mundo.

Un par de escenas más allà oímos la explicación, en un oratorio delante de decenas de espectadores, de la misma chica, ahora ya una mujer adulta, sobre lo qué le pasó; sobre qué es la mutilación genital femenina, en que consiste exactamente y por qué (si es que hay un por qué que valga) se practica en tantos lugares de este mundo.

Esas dos escenas, en total unos 15 minutos, son la verdadera alma de La flor del desierto (Sherry Hormann, 2009). Eso es lo que consigue salvar a este film excesivamente edulcorado, incluso algo insulso y pueril, pero sobretodo inverosímil que, paradójicamente, está basado en la historia real de Waris Dirie, una somalí nacida entre nómadas pastores del desierto que terminó siendo una top model internacional en Londres y embajadora especial de las Naciones Unidas en África.

No obstante, sigue siendo un film “necesario”. Y aunque podría haber ido más allá, “ser más”, cumple su objetivo. Y con creces. Emocionar, llorar, empatizar y remover conciencias sobre lo que (datos del magazine de La Vanguardia del 17 de noviembre) sufren las niñas en Sudán, Eritrea, Somalia, Yubuti, Mali, Burkina Faso y Sierra Leona, lugares en donde la ablación se practica a más del 70% de las menores. De nuevo, (me) hierve la sangre.

Cantaba Tiken Jah Fakoly: “Non a l’excisión”….y por eso tengo la esperanza que África, como otras regiones del mundo, escuche la voz de su compatriota de Costa de Marfil y empiece a caminar para salvar a sus mujeres y niñas. Que haya más Collés como la de Moolaadé, más Ousmane Sembene. Que los escuchen, que los escuchen. Porque ya no se puede tolerar más.

NOTA DE AVISO: La escena del siguiente video no es apta para todas las sensibilidades. 


Trailer La Flor del desierto:

Artículo recomendado: La mujer mutilada, de Ramon Lobo

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Reseñas, Vídeos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s