Armenia, la gran olvidada

El otro día, un amigo viajero me comentó que el 24 de abril se rememora el genocidio armenio y que qué películas conocía al respecto. Me pilló completamente, no por lo segundo, porque, suerte la mía, sí he podido ver un par de films, sinó por lo primero. No sabía que se recordaba este episodio de terror de nuestra humanidad en esa fecha.

Y eso me llevó a una reflexión: cuántos de nosotros sabemos que hubo un genocidio de los armenios al derrumbarse el Imperio Otomano por la Gran Guerra, y es más, quién recuerda aún eso? quién empatiza con esta discreta población que muy pocos sabemos que existe, en su incomoda posición entre Europa y Asia, en su obligada diseminación?. Pues, si bien somos conocedores del holocausto judío, sobretodo, por su magnitud y calculado, institucionalizado diría incluso, planeamiento, y por otras cosas con las que no quiero polemizar, pero también la de hutus contra tutsis y hutus moderados durante el genocidio de Rwanda en el 94, o de la limpieza étnica de Srebrenica, o la Nakba palestina…..por qué ellos no?

Y además, la ironía es la siguiente: quién acuñó el término “genocidio”, Raphael Lemkin, lo hizo, precisamente, en base al estudio que hizo de la matanza de armenios por parte del estado turco, y como el primero de los grandes genocidios del siglo XX y el más estudiado después del holocausto judío, aunque, paradójicamente, el menos conocido. Porque, preguntaros que sabéis del genocidio armenio por parte del estado turco en Anatolia entre 1915 y 1917 (aunque la “limpieza” ya venía dándose desde finales del siglo XIX, con menos intensidad). Nada, o casi nada. Y Turquía todavía sigue negándolo, esquivando cualquier presión internacional.

El primer film sobre el genocidio armenio data de 1919, Ravished Armenia (Óscar Apfel, 1919), casi desaparecido de los circuitos. Y después, poco más se ha rodado. Ararat (Atom Egoyan, 2002) inspirada en el film de Apfel, o El destino de Nunik (Paolo y Vittorio Taviani, 2007) han sido algunas de las pocas aportaciones a este pedazo de Historia, al lado de un buen puñado de documentales sobre éste, ahora, mini estado cercado por Turquia, Georgia, Iran y Azerbajan del que nadie oye hablar. Como su trágica Historia, camina invisible por nuestro mundo de recordatorios de hechos abominables.

La impunidad es hija del olvido

El imperio otomano se caía a pedazos y los armenios pagaron el pato. Mientras ocurría la primera guerra mundial, una carnicería programada por el gobierno acabó con la mitad de los armenios de Turquía:
casas saqueadas y quemadas,
caravanas de desnudos arrojadas al camino sin agua ni nada,
mujeres violadas a la luz del día en la plaza del pueblo,
cuerpos mutilados flotando en los ríos.
Quien no murió de sed o hambre o frío, murió de cuchillo o bala. O de horca. O de humo: en el desierto de Siria, los armenios expulsados de Turquía fueron encerrados en cuevas y asfixiados con humo, en lo que fue algo así como una profecióa de las cámaras de gas de la Alemania nazi.
Veinte años después, Hitler estaba programando, con sus asesores, la invasión de Polonia. Midiendo los pros y los contras de la operación, Hitler advirtió que abría protestas, algún escándalo internacional, algún griterío, pero asegruó que ese ruido no duraría mucho. Y preguntando comprobó:
¿Quién se acuerda de los armenios?

ESPEJOS, de Eduardo Galeano (2008)

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Miscelánea, Notícias, Reportajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Armenia, la gran olvidada

  1. bbecares dijo:

    Tengo que apuntarme esas pelis porque Armenia está entre mis Top Five de países que me encantaría visitar. Yo sí sabía que había habido un genocidio, pero tristemente porque tengo conocidos turcos que alguna vez han hablado de ello…. y lo niegan :/. Sin embargo sé muy poco sobre ello.

  2. Plácido dijo:

    para los que no creemos en la justicia divina y desconfiamos de la justicia humana, la única forma de rendir homenaje a las victimas de la barbarie humana es a través del recuerdo para que su sufrimiento no caiga en el negro pozo del olvido .
    En la red hay varias páginas dedicadas al Genocidio Armenio muy ilustrativas.
    Pero el deseo turco de aniquilar todo rastro de armenios en su país les ha llevado a hacer desaparecer cementerios, iglesias o monasterios de los territorios anexionados por los Jovenes Turcos . También no hace mucho, unos 5 años, recuerdo el conflicto internacional ocasionado por el intento turco de que los armenios dejasen de utilizar el monte Ararat como símbolo en sus billetes , finalmente el Tribunal Internacional de la Haya se mostró a favor de los armenios; por si no los sabéis , este monte actualmente en territorio turco, es en el que los cristianos creen que el Arca de Noe varó tras el Diluvio. Las raices cristianas de este antíquisimo y ahora pequeño país es lo que les da fuerza para sobrevivir al acoso de sus vecinos musulmanes.

  3. Lux Lisbon dijo:

    Mil gracias por tu aportación Placido, no tenia ni idea de lo que cuentas sobre el monte Ararat…siempre es un placer leerte!

  4. bbecares dijo:

    Ayer me equivoqué. No era Palestina de Palestina, era de Armenia, y no era de las últimas subidas. mi memoria de pez muerta por las neuronas. Esta es una de las que más me apetecería ver. Muaaaaaa ya te echo de menos!!!

  5. Pingback: Mi amigo Fatih Akin viaja a Armenia | La Turista Accidental

  6. Pingback: Espejos de Galeano: Armenia | La Turista Accidental

  7. Pingback: ‘Toastmaster’, una delicia catalano-armenia made in USA | La Turista Accidental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s