El Salvador de 1980

Es un clásico, un triste clásico, que las mujeres y los niños sean las principales víctimas de las guerras. Pero es, quizás, la más amarga de las realidades y así se ocupan de mostrarlo el arte, desde la literatura al séptimo arte. Hay miles de films en que la guerra es digerida a través de los ojos de los más pequeños, mostrando como impacta tanto horror en sus tiernas conciencias.

Pero hay películas que van más allá, cuando el niño no sólo es el espectador atónito, sinó que es obligado a ser sujeto activo en el conflicto. Es el caso de la historia que transcurre en El Salvador de 1980 de Voces inocentes (Luis Mandoki, 2004), cuando al principio de la guerra civil que asoló el país centroamericano los niños de más de 12 años eran obligatoriamente reclutados como soldados regulares por el gobierno (bajo apoyo estadounidense) para combatir a la guerrilla comunista del FMLN, sufriendo doblemente, como víctimas colaterales del conflicto y como inocentes ejecutores implicados en una guerra que no podían, ni seguramente tenían por qué llegar a entender.


En estas circunstancias, los niños no sólo son testigos de la dureza de la muerte (como la de la joven vecina) y la violencia de la contienda, sino que además son tratados como adultos, para matar y para morir (terrible escena de la ejecución de los niños fugitivos), para abandonar a sus madres y ser obligados a empuñar una arma contra su vecino. O contra su compañero de clase, un igual, aunque vista como un  soldado, empuñe una arma y recite su discurso aprendido, lleno de odio. El niño perdido en el adulto.

El film, que combina el tenso drama de las escenas del horror y la guerra, con la alegría y delicadeza de los juegos infantiles y las risas en los momentos de tregua, golpean al espectador y le obligan a ser Chava, el niño protagonista, para vivir su pérdida de inocencia, su terrible despertar, la mueca de su sonrisa resistente.

Y junto a la guerra, las metralletas y los trajes militares, los tiros y la quema de casas,  el film también consigue demostrar la truncada tranquilidad de la vida salvadoreña, entre iglesias coloniales y sencillas cabañas en el río, abierta al aire libre, a la selva, a la cotidianeidad de sus calles húmedas, con las risas y al buen humor. Y el amor, que con todo puede, que da sentido a la supervivencia.

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s