4 meses, 3 semanas, y 2 días en Rumania

Rumania, 1987. Destartalada, gris, triste, y levemente incomoda. Aunque dejaríamos lo de levemente sólo para algunas escenas de transición, pues en el resto parece que nos falte aire en cada plano (la mayoría de ellos desencuadrados, fijos y siguiendo, como pegado a la nuca, a sus protagonistas, aunque a veces mirando a otro lado). Y es que en esta Rumania que nos propone Cristian Mungiu sólo hay una sencilla residencia estudiantil, unas calles vacías y mal cuidadas, un pequeño hotel, y un laberinto de callejuelas húmedas y asfixiantes acompañadas sólo por la desasosegante respiración de nuestra protagonista. Nada de música, nada de belleza, pero si valentía, fuerza y un realismo real. Y perdonad la redundancia, pero es que la realidad de Mingiu no parece haber sido ‘afeada’ o creada artificialmente, sino que discurre tal y como podríamos imaginar que así fuera. Pura sencillez.

Todo esto y mucho más es lo que rezuma este magnífico, realmente estupendo, film sobre dos amigas, Otilia y Gabita, y su peripecia, de solo 24 horas, para que una de ellas pueda abortar. Pero en la Rumania de Ceausescu, esto era ilegal, como en casi todos los países de Europa de la época, de manera que los medios para abortar resultaban ser absolutamente precarios y sin garantía alguna.

Esta es, pues, la columna vertebral del film: una descripción exhaustiva sobre las malas condiciones en las que se desarrolla el aborto en la clandestinidad y los peligros que eso conlleva, sumergiendo al espectador en la terrible sensación, casi terrorífica, de encontrarse en la misma situación de desesperación que la de estas chicas; teniéndose que enfrentar a un ‘médico’ repugnante, a sus juegos de víctima y luego de salvador, pero sobretodo, a su abuso de poder sin límites alimentado precisamente por la imperante necesidad de amparo en la que se encuentran estas chicas.

Su discurso es preciso y nada redundante, sin moralejas ni elaboración de juicios. Simple ventana de circunstancias y situaciones que provocan un vuelco en el estómago por su potente realismo. Y es eso por lo que, a pesar de la atmosfera inquietante y angustiosa, el espectador se queda atrapado, absolutamente prendido, por la historia, por sus personajes, y muy especialmente por la maravillosa interpretación de Anamaria Marinca (Otilia) espectacular en el papel de una chica que se dedica a arreglar los estropicios de su mejor amiga mientras sobrevive en un mundo extraño de un país deprimido, viciado e incluso sin alma.

Os recomiendo fervientemente que os dejéis estremecer por esta original propuesta de cine rumano, de las pocas que tenemos el placer de que llegue a nuestras pantallas.

Reportaje Cinema 3 (en catalán):

Reseña Cine +

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 4 meses, 3 semanas, y 2 días en Rumania

  1. Pingback: Viajes de actualidad | La Turista Accidental

  2. Pingback: Involución o cuando la ficción se hace realidad | La Turista Accidental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s