‘La mujer con la nariz rota’ y el puente de Belgrado

Era de aquellos días en que no quería pensar mucho, de manera que dejé para otra ocasión En un mundo mejor (Susanne Bier, 2010) y sus idas y venidas de un campo de refugiados africano a Dinamarca por la cinta serbo-alemana La mujer con la nariz rota (Srdjan Koljevic, 2010), su fino humor, su poso de heridas abiertas y su gran protagonista: el puente Gazela de Belgrado, el que une la antigua ciudad con la nueva. Este es el escenario de arranque del film…aquí nacen tres historias, en un puente que deviene el eje de estas vidas cruzadas.

El film arranca con los personajes en pleno atasco en este puente en un día de lluvia (otra constante en el film). Un taxista, prototípico personaje gruñón que no quiere amar nada ni nadie para no sufrir (aunque por supuesto esconde un gran corazón), sube a una mujer que sangra por la nariz (ella es, obviamente, “la mujer con la nariz rota”) que después de una breve y absurda discusión (manchar de sangre la tapicería) sale del vehículo y se tira desde el puente al río. En el coche de al lado una profesora de traumático pasado lo presencia todo, al igual que la farmacéutica que, dos vehículos más allá, se encuentra en plena bronca con su novio (son más los testigos de esta escena, pero como se encarga de remarcar el director, todos aparentan no ver nada).

A partir de este planteamiento, todo se ensancha, se alarga y se lía en diferentes direcciones. Teñido a veces de una estética cutre y un poco kitsch (atentos a la prostituta adoradora de Tito y a la dependienta de la tienda de bebés), discurre con buen ritmo, lo que hace crecer exponencialmente el interés, arrastrandote por sorprendentes historias, con una extraña combinación entre drama y comedia, y amor, difícil de clasificar. No sabría decir si se trata de una comedia con tintes dramáticos o de un drama con tintes cómicos. Lo que sí puedo decir es que no hay grandes carcajadas como tampoco llanto incontenible, de manera que lo que logra es el esbozo de una incontrolabre sonrisa producida por unos personajes que consiguen enternecer sin empalagar y hacernos reír sin recurrir a lo fácil, sino ácido y en algunos casos, absurdo.

En definitiva, buen sabor de boca. La mujer con la nariz rota atrapa por sus buenos y optimistas propósitos, por su visión positiva de los dramas, incluso en una sociedad que ha vivido una guerra civil. Y es que, aunque la guerra casi ni se menciona, estas pequeñas desgracias parecen metáforas de como sobrellevar el conflicto balcánico, seguir adelante, avanzar y romper con el peso del pasado.

El film, aunque con paisajes e historias serbias, no nos muestra nada de Belgrado más que barrios destartalados, altos edificios en la parte nueva de la ciudad y el puente, al que más planos dedica el film. Éste sostiene el “viaje” de estos personajes, de toda una sociedad, en su búsqueda para volver a la normalidad.

Y todo ello con el acompañamiento constante de la voz del locutor de una radio que está a punto de cerrar, curiosa banda sonora de la película llena de animadas canciones serbias a lo guateque.


Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Miscelánea, Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ‘La mujer con la nariz rota’ y el puente de Belgrado

  1. Mireia dijo:

    Me l’apunto, m’agradaria veure-la!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s