Ouarzazate, un gran plató en el corazón de Marruecos

Un autocar recorre las serpenteantes carreteras de una alta y árida montaña. A lo lejos, unos niños juegan con un rifle, retándose a superarse, y apuntan a un vehículo que avanza lentamente por el asfalto. La escopeta se dispara accidentalmente. El drama empieza. Una mujer americana es herida y llevada, en compañía de su desesperado marido, a un típico pueblecito de adobe de la zona.

La montaña es el Atlas marroquí, a tocar de las áridas llanuras del sur; la aldea de adobe es Tazarine, aunque también Taguenzalt, ambas en el valle del Draa, en la cordillera del pequeño Atlas o anti-Atlas; y la escena, la “historia marroquí” de Babel (Alejandro González-Iñarritu, 2006), un film trazado por tres ficciones alejadas geográficamente en donde la mala suerte, causada por un destino inevitable en un mundo guiado por malentendidos, desemboca en el drama más extremo.

Protagonizada por Brad Pitt y Cate Blanchett, la historia marroquí fue rodada en el área de influencia de la ciudad más cinematográfica de todo el norte de África: Ouarzazate, a sólo 200 kilómetros de Marrakech y a medio camino entre las frondosas montañas del Alto Atlas, el anti Atlas, los valles del Dades y el Todra, y el desierto (el de Erg Chebbi, el gran desierto rojizo en la frontera con Argelia,  y el de Zagora, más pequeño y de arena más blanquecina).

Como lo fue en su día Almería y el parque de Cabo de Gata-Níjer con las historias bíblicas y el western, en el último tramo del siglo XX Ouarzazate se ha convertido en el plató de decenas de producciones cinematográficas. En ella se han rodado, y todavía se ruedan, películas de géneros bien distintos, aunque con predominio de las de aventuras y de corte histórico, y de producción norteamericana y europea. Por este motivo, la ciudad cuenta con dos enormes estudios de cine (el pionero Atlas Corporation Studios y los CLA Studios) y una escuela-estudio (los Kanzaman Studios, que alberga también el Centre Euroemediterraneen de Formation Cinematographie et Audiovisuelle), todos ellos con infinitas extensiones de terreno repletas de maquetas y decorados creados especialmente para algunas de las grandes superproducciones de la historia del cine que fueron rodadas allí.

Y es que Ouarzazate, conocida como ‘La puerta del desierto’, se encuentra en una situación única. Es el centro geográfico de una repertorio de paisajes contrastados (altas montañas, incluso con cimas nevadas, extensos palmerales, frondosos valles, áridas llanuras de piedra, lagos, y espectaculares dunas anaranjadas), todos ellos amplios, deshabitados y susceptibles de convertirse fácilmente en Somalia, Libia, Egipto, Arabia, Palestina o la Roma antigua. Además, a eso se le debe sumar el influjo del sol y la ausencia de lluvias casi todo el año, así como una intensa y penetrante luz, ideal para los trabajos de fotografía. Por este motivo, Ouarzazate es el lugar favorito de muchos para rodar, con una media de dos superproducciones al año, además de decenas de films de bajo presupuesto destinadas al consumo televisivo, especialmente el italiano, e incluso publicidad. De hecho, la ciudad vive esencialmente del cine, pues además de ser un inmenso plató de cine las producciones suelen recurrir a artesanos, proveedores y figurantes locales, siempre mucho más baratos que en otros sitios, y capaces de convertirse en cualquier habitante del mundo gracias a una población autóctona muy variada a nivel étnico y cultural: con los amazigh, sean rubios de ojos verdes y tez clara de las altas montañas o los habitantes de la llanura y el desierto, más tostados por el sol, o la población propiamente de rasgos árabes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las primeras incursiones cinematográficas en la zona fueron Ali Baba y  los 40 ladrones (1954, Jacques Becker), El hombre que sabía demasiado (Alfred Hitchcock, 1956), y Lawrence de Arabia (David Lean, 1962), aunque en realidad fue el inventor del cine, Louis Lumière, el primero que rodó allí en 1897 El Caballero marroquí. Décadas más tarde les siguieron Jesús de Nazaret (Franco Zeffirelli 1977), La última tentación de Cristo (Martin Scorsese, 1988), El cielo protector (Bernardo Bertolucci, 1989), Kasbah (Mariano Barroso, 2000), Gladiator (Ridley Scott, 2000), Spy Game (Tony Scott, 2001), Black Hawk derribado (Ridley Scott, 2001), Astérix y Obélix: misión Cleopatra (Alain Chabat, 2002), Troya (Wolfgang Petersen, 2004), Alejandro Magno (Oliver Stone, 2004), y Red de mentiras (Ridley Scott 2008), entre muchas otras más de una lista casi interminable. Todas ellasfueron rodadas allí y en algunos casos sus decorados siguen disponibles para visitantes curiosos y cinéfilos que, de camino al desierto, hacen una parada en esta ciudad.

La estructura de los Atlas Corporation Studios, de titularidad marroquí (los CLA, son de capital mixto, con participación marroquí, de Dino de Laurentiis y Cinecittà, al igual que Kenzamen), destaca por su inconfundible exterior, a medio camino entre rústicas murallas árabes y templos egipcios, que esconde un extenso territorio de 160 hectáreas de las cuales 30 están pobladas sólo por decorados. En ella todavía se conserva un templo tibetano (de 1997 para Kundun, de Martin Scorsese), el mercado de esclavos de Gladiator, o el avión utilizado por Michael Douglas en La Joya del Nilo (Lewis Teague, 1985), además de una enorme galera utilizada en escenas marítimas y múltiples construcciones romanas y de inspiración cristiana (ermitas, claustros, etc) típicas de los telefilmes europeos que copan nuestras televisiones cuando se acerca Semana Santa. Por otro lado, la espectacular fortaleza de Jerusalén que aparece en el Reino de los Cielos de Ridley Scott (2005), un director que se ha demostrado adepto a rodar allí, es la joya de la corona de la competencia, los CLA Studios. Panorámica de los estudios de cine y decorados en Ouarzazate

Y hay más. A unos 30 quilómetros antes de llegar a estos colosos platós de cine se erige el ksar Aït-Ben-Haddou, una espectacular pueblo fortificado al margen del rio Margan que data de finales del siglo XI y que la Unesco proclamó Patrimonio de la Humanidad en 1987. Esta fue la ciudad amurallada que poseyeron Michael Caine y Sean Connery en El hombre que pudo reinar (John Houston, 1975), así como los callejones laberínticos de La última tentación de Cristo (Martin Scorsese, 1988), Los héroes del tiempo (1981), la saga de La Momia (1999), o Principe de Persia: las arenas del tiempo (Mike Newell, 2010), así como también para otros los films que se rodaron tanto en los estudios de Ouarzazate como en el desierto de Erg Chebbi o en las montañas del Atlas, léase Lawrence de Arabia, Alejandro Magno, o El cielo protector.

adrouinaventure abJPG

Así es que, para los cinéfilos, atravesar Ouarzazate y entrar en los estudios, o visitar el Museo del Cine, situado justo delante de la histórica kasbah Taourirt  (que también ha servido de decorado en alguna ocasión), es una cita indispensable para poder revivir los escenarios y decorados que formaron parte de la historia del cine. No obstante es aconsejable no quedarse aquí. La carretera continua por otros paisajes dignos de estas superproducciones, por valles rojizos como el Dades, abismales gargantas como las del Todra, palmerales como los de Skoura, Aziz o Draa, ricos altiplanos como los del valle de las Rosas, y como no, el desierto, el mismo que pisan Penélope Cruz y Matthew McConaughey en ese film para olvidar que fue Sahara (2005) o ese otro bodrio de Sexo en Nueva York 2, rodada recientemente entre Marrakech y Erg Chebbi. Pero como es mejor olvidar estas malas películas, continuemos el camino recordando las imágenes que nos han legado alguno de estos clásicos, empezando por un tostado Peter O’Toole de intensos ojos azules caminando por este paraíso de dunas rojizas, su amado y envolvente desierto.

Minuto 2:08

Vídeos:
Reportaje Atlas Estudios
Reportaje CLA Studios
Films rodados en Marruecos

Enlaces de interés:
Ouarzazate, Cité de cinéma
Corail Films
Curso ‘Actualización disciplinar en Geografia’. Cine y geografía: Babel

Anuncios

Acerca de Lux Lisbon

Desde pequeña fui una hormiguita del coleccionar Fotogramas y películas. Recortar y clasificar por actores, actrices, directores...y grabar películas. Llegué a superar las 600 cintas de VHS con lo que, grabando dos películas por cinta sin cortes publicitarios, debí contar con un patrimonio de unos 1200 films, que ahora van llenándose de polvo en un rincón. Pero que cifra más alta me pareció esa! Y cuánto cine miré y remiré. Luego, con la edad, por fin salí de mi cascarón de cintas, archivadores y maratones cinéfilas a través de las que soñaba y viajaba a otras partes del mundo. Pero por fin, llegaba el momento de ver mundo, el mundo de verdad. Qué gozo y placer fue ver de primera mano aquello que me parecía tan conocido, tan familiar. Y te das cuenta que cuando creces, la vida da vueltas y tu en ella empiezas a vivir lo que antes sólo habías soñado, imaginado y vivido en la gran pantalla o en una pequeña tele de tubo. Empiezas a cruzar charcos, probar continentes, conocer los días y las noches de las grandes capitales, de las míticas rutas, de la Historia del mundo. Y sigues viendo cine, y sigues soñando con él. Y sigues viajando. Y siempre quieres más y más y más....Pero, por suerte, esto sólo acaba de empezar. Esto es sólo el principio de mi viaje......
Esta entrada fue publicada en Reportajes, Vídeos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Ouarzazate, un gran plató en el corazón de Marruecos

  1. Pingback: Cine y Marruecos en el CCCB | La Turista Accidental

  2. Pingback: Cine « Acacia Viajes

  3. Pingback: El paraíso soñado | La Turista Accidental

  4. Pingback: El Midelt y ‘De dioses y hombres’ de Bertika | La Turista Accidental

  5. Pingback: Viajes por Marruecos » CURIOSIDADES DE MARRUECOS

  6. Pingback: Viajes por Marruecos » CURIOSITÀ DEL MAROCCO

  7. bbecares dijo:

    Buscando dónde se había rodado la parte marroquí de Babel me aparece esta información tan chula ❤ (es que caminé unas montañas que me recordaban mucho a la peli). Gracias por sacarme de dudas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s